(POE)DIVERSIDAD: EDUARDO REZZANO, YAIZA MARTÍNEZ, CRISTINA MORANO, EVA CHINCHILLA, MARTA AZPARREN Y JOSÉ LUIS GÓMEZ TORÉ


Este mes de junio está siendo enormemente revelador. No paran de llegarme libros espléndidos de autores que, allá y acá, insisten en ensanchar la geografía de la poesía en español. Me gustaría comenzar con el argentino Eduardo Rezzano y su "no fábulas" (editado en 2010 en Ediciones Vox). Un libro de poemas con ilustraciones de Peca. A Rezzano le tuvimos varios años entre nosotros, en Barcelona, y ahora desde su ciudad natal, La Plata, nos sigue aproximando a sus particulares bestiarios. Aquí os dejo con un poema del libro y una ilustración de las que componen este diálogo a dos voces.

Mitología

El esturión visita sus
huevos dos veces al año

La primera en la factoría
iraní
la segunda en un banquete
al que se lo invita

El padre de la novia
le habla al oído y lo convence
de probar el caviar

a fin de iniciarlo
en un ritual pagano
que liberaría de Edipo
a la descendencia




Continuamos con la poeta murciana Cristina Morano. En esta ocasión, también de 2010, nos trae su "El ritual de lo habitual" (Amargord, colección Candela) donde a través de mujeres reales e imaginarias, como bien se nos indica en la contracubierta, se intenta promover una reflexión sobre el poder y la obediencia y el cuerpo como lugar donde se configura esa dialéctica. Transcribo a continuación un poema:

Geometrías, cisne

-...Pero también al agacharte
o al trepar por el marco de la puerta
describías espacios, los nombrabas:
rincones, sillas, chimeneas,
cosas colgando dentro de una casa,
que te servía de ensayo para mundos mayores.
Ah, pero al salir fuera, no era igual:
se te ve tímida en las fotos
de otros, apoyándote en tu amiga,
o muy sola en aquella exposición
en Providence. Pareces un cachorro
agazapado y sin embargo
no eres un animal,
eres un vector escalable,
esas coordenadas geométricas
que Ballard intentaba en sus piscinas
para normalizar el mundo.
Sí, en esa diagonal que la luz forma
con tu pared está la cifra.
En el ángulo donde los techos
cortan la intersección de ambas paredes
está la fuga para el cisne.


Una de las lecturas que más me han sorprendido de los últimos meses ha sido este poemario de la poeta canaria afincada primero en Madrid y luego en Córdoba, Yaiza Martínez. Su "Siete-Los perros del cielo" (León, Ediciones Leteo, 2010) constituye, a mi juicio, uno de los ejemplos más acendrados de las nuevas búsquedas, los nuevos rumbos, que ciertas voces están tratando de rastrear en la poesía española. Se trata de un libro complejo, lleno de aristas, pero incansable en su desborde. Les dejaré con el poema que cierra el libro para que puedan acercarse hasta los límites de su trabajo creativo:

La verdad del alma es metafórica

En un instante, los siete colores vuelven al haz.
Abres los ojos, abandonas los sueños y a los perros del cielo.

Miras tu vida pequeña, escuchas tu respiración: desciendes al mundo

Reúnes en un solo rayo los siete colores, dejas al perro blanco suspirando, paciente, en la cabecera de tu lecho.

Conoces ahora la trampa de la luz o la verdad del alma es metafórica

Lo pronuncias lentamente: tiene la forma de un número. Sólo bajo este lenguaje, que es repetición en tu lengua, la trama vuelve a empezar

Te miras al espejo: una mujer pequeña está reparando tu loza. Mencionas su alma en el libro. Ella se acuna en tu voz.

Digamos que por el hijo hemos repetido todos nuestros versos. Nos entregamos, de nuevo, a los secretos caracteres del mundo.

Ahora: la historia sigue su veredita. Sustancia y gracia sobre el sendero de los caballos.

*

Ahora: la ciudad dentro de un círculo y el círculo en el hijo. Mira hacia atrás, para cerrar la letra.
O, más blanca, dispone el inicio: sabia en el arte del lanzamiento,
encogida siempre de hombros

mira al cielo, bajo sus pies


Después de varios años sin publicar, la poeta madrileña Eva Chinchilla regresa "a los escenarios" con su "años abisinos, seguido de canciones yemeníes" (Amargord, Colección Transatlántica-Portbou, 2011). Bajo la atenta memoria de Rimbaud, este texto nos sumerge en la reflexión metapoética desde la perplejidad y la multiplicación de voces y capas textuales. Estamos ante un libro extraño, tozudamente-cruce, que como colofón incorpora algunas traducciones inéditas en castellano de la filóloga árabe Laura Sisniega en torno a una serie de canciones yemeníes (poesía humayni y canto sanaani). Les dejo un poema para que lo disfruten tanto como yo:

Rimbaud el aire

el sueño recurrente de ella no es anagrama sino
paronomasia

de Baudelaire Rimbaud
a

Rimbaud el aire

Un escaso nosotros

un polifacético, poliédrico, polinómico relato de nosotros mismos


un cada uno
qué pérdida común del tiempo


un sin y un con, un todavía, cuando, ya verás

un no conoceré ni querré conocer más sobre el dictador

y un escribir al dictado, por lo tanto

aunque de estos dos últimos versos nunca está segura




Se trata

(¿un iglú, una casa con la herida, una ciudad soportable, un puto iglú?)


de dejar a la canción sin su canción


Y acabamos como empezamos. Con una conversación a dos voces entre una artista plástica y un poeta. Se trata de los españoles Marta Azparren y José Luis Gómez Toré. En esta ocasión (dentro también de la magnífica colección dirigida por Juan Soros "Transatlántica-Porbou, 2011) nos proponen el diálogo de un diálogo. Su título: "Claroscuro del bosque". La (re)recreación poético-visual del encuentro que mantuvieron Paul Celan y Martin Heidegger en la cabaña del segundo en Todtnauberg (Selva Negra, 1967). Este libro sobrecoge. Sólo imaginar ese (des)encuentro entre dos de la voces más poderosas del siglo, unidas, a la vez, por la cultura y la barbarie nazi. Por una doble mirada entre víctimas y victimarios. Poesía y dimensión histórica. Dibujos y reflexión existencial. Dado que no se trata de un libro ilustrado sino de una obra colectiva donde el texto se imbrica en los dibujos, les voy a dejar en esta ocasión con una de las páginas del poemario. Espero que después de este recorrido plural nadie albergue la insípida esperanza de normalizar la escritura poética en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada