KAYAC Y OTROS POEMAS, DE JORGE OLIVERA


La temporada poética continua. Se acerca casi a su fin entre la Feria del Libro y la inminencia de las vacaciones. Pero siguen llegando libros excelentes. Textos que demoran la venida del sosiego. En esta ocasión, el 31 de mayo a las 20 h en el Centro de Arte Moderno (Galileo, 52, 28015 Madrid) se presentó el libro Kayac y otros poemas del uruguayo Jorge Olivera (Amargord, 2011). El poemario cuenta con un prólogo de Eduardo Milán. Participaron, además del autor, Marcos Canteli, escritor, y Juan Soros, director de la colección Transatlántica en cuyo sello ha sido editado el libro.

Para todos aquellos que quieran acercarse a este libro les dejo un fragmento del prólogo de Milán y algunos poemas:

El problema es con el lugar. De ahí que lo imaginario ocupe un papel fundamental en la escritura de Olivera. Un lugar que no hay. Como en un efecto de rebote, elástico, resorteado, lo que no hay pasa al dominio del mito, protector de los no haberes. Olivera escribe desde un no haber. La presencia de su lenguaje es un efecto de memoria, una huella que no se pierde nunca. ¿Qué encarna ese no haber? Lenguaje del no haber, hay: es el lenguaje de la poesía desde la perspectiva del mito dominante de la moder-nidad: el mito de la ausencia. ¿Dónde está el mundo al que re-fiere ese lenguaje que debe dar cuenta de la ausencia? Está a caballo entre la imaginación y la realidad. Hombre de dos realidades es el hombre del exilio, una imaginaria. El lenguaje que atañe a esa realidad es el problema, el problema en tanto trabajo problemático, trabajo poético, tarea de adelantar o replegar el límite, la frontera

Eduardo Milán

Así,
el alba deja
un rastro que se pierde
un espejo que devuelve
el rostro desconocido,
ausente.

Así,
el sueño parece
un viaje que oxida la mano
dirige una plegaria
al dios esquivo
de los cines de barrio.

Remo en estrecha corriente
huelo el miesterio
hielo y carne,
sacudo las sienes.

Ahora,
desde una frontera lejana
una voz llega. Extremo del sueño
destino del kayac.

*

Río de hielo, kayac
que moldea el aire
símil fuego arde
brea encendida
agua en llamas.

Témpano de hueso
alimento natural
come carne mineral
cava savia núcleo.

Habló el ángel, cayó en llamas,
ceguera repentina, dobló las manos
rompió el aire, apagó historias.

En la azotea sonaron voces
enemigas en el sueño, desperté,
voces en bruma,
viento en papel
piel restante de kayac
que bebe por lo bajo
el cuerpo centímetro a piel,
río del orbe humano,
mapa de lo posible.

Corriente de agua entre hielo
rápidos del sentido, resuello
roca choca bloquea,
agua hielo carne.

Sonaron voces enemigas
helada ya, el agua de la conciencia
aún rema.

El kayac golpea, bracea enloquecido
cuerpo convertido en proyectil humano.

Un niño observa arder una casa.
Un hombre atraviesa en kayac el río de hielo.
Hemisferios públicos
líquido misterio del día.

*

cada noche muriendo lentamente frente a las pantallas
a los hospitales
a los balazos de una nueve milímetros
en la reunión cotidiana del ágora doméstica
ignorando cualquier alusión al areté herida
de guerreros cotidianos
sandokanes de todos los días
todos ellos
reconquistando mompracem


Jorge Olivera (Uruguay) es autor de Poemas del desierto de Mojave (1994), poemario que obtuvo el Premio Gerardo Diego, Labios del Poniente (2000), premio municipal de poesía de Montevideo y Mompracem (2002). Tiene editado un volumen de relatos titulado: La expedición al Dorado y otros cuentos (Montevideo, 1997). Sus textos han sido incluidos en las siguientes publicaciones: Antología de jóvenes poetas uruguayos (Montevideo, 2002), Salida de emergencia (Madrid, 2004), Nada es igual después de la poesía (Montevideo, 2005) y El amplio jardín (Antología de poesía uruguayo-colombiana, 2005). Ha publicado los ensayos: La cultura en el periodismo y el periodismo en la cultura (Montevideo, 2007, coautor) y su trabajo de tesis doctoral: Intrusismos de lo real en la narrativa de Mario Levrero (Madrid, 2009).

6 comentarios:

  1. Geniall!!! Felicidades.....

    ResponderEliminar
  2. Genio uruguayo, espero conocerte pronto, cuando vengas a Argentina. Hasta pronto!!.

    ResponderEliminar
  3. hola mi profesor cuanto arte!!!!

    ResponderEliminar
  4. Desde mi inmensa noche oscura pido a Jorge un Kayak para cruzarla y llegar de nuevo a las luminosas orillas de sus enseñanzas...

    César, del taller de Vallecas

    ResponderEliminar
  5. Como no mandar a mi felicitación por este texto al que fue mi profesor.
    Rocío, taller de José Hierro

    ResponderEliminar
  6. Es mi profe del taller de escritura y un crack total

    ResponderEliminar